Este tramo del Sendero Sulayr transcurre por pistas forestales casi en su totalidad y nos lleva desde el Barranco del Río torrente hasta el Valle de Lanjarón salva un desnivel superior a dos mil metros, desde la cumbre del Caballo (el tres mil más occidental de Sierra Nevada), hasta el Valle de Lecrín, con un privilegiado clima donde los naranjos y limoneros colorean entre los olivos este ameno paisaje. Por algo era conocido entre los árabes como “valle de la alegría”, siendo su atalaya el pueblo de Nigüelas, en cuyo término municipal nos encontramos. Por la pista de la Rinconada salvamos la amplia cabecera del Torrente, a una altura de 2.100 m. para entrar en la Sierra de Lecrín, con vistas al Mediterráneo, para a continuación en descenso salir al espectacular Barranco del Río Lanjarón, ya en la Alpujarra. Este tramo del Sulayr se vio afectado por un incendio en septiembre de 2.005 en masas forestales de pino de repoblación, encinar, matorral y arbolado de experimentación forestal. Actualmente esta zona está en proceso de recuperación especies autóctonas, que devuelvan a estos agrestes parajes su esplendor perdido.

Comentarios